Blockchain

¿Es la blockchain realmente inmutable?

La inmutabilidad, una de las propiedades aplicadas a la blockchain, se define como la capacidad que tienen los datos registrados en la cadena de bloques de ser imborrables o no modificados del registro.

La blockchain se desarrolla como una red descentralizada y distribuida en la que el consenso de todos los nodos que forman parte de ella garantiza que se mantenga la verdad y la integridad de la información. ¿Cómo?Cuando se realiza algún cambio de estado éste es notificado a todos los nodos y queda reflejado en la cadena de bloques de una forma imborrable.

Sin embargo, éste sistema que parece ser tan «perfecto», no lo es tanto a efectos prácticos.

Ataque del 51%

La primera grieta que encontramos en el sistema es la posibilidad de realizar un ataque al 51% de los nodos. ¿Qué significa esto? Que si un conjunto de nodos controla el 51% del poder computacional de la red, este grupo tiene el poder de minería suficiente para alterar intencionalmente la integridad de la cadena modificando la cantidad o el orden de las transacciones. En otras palabras, podría llegar a tener “la verdad” de forma democrática, y por lo tanto, romper al propiedad de inmutabilidad de esa blockchain .

Las redes más sensibles a un ataque 51% son aquellas que tienen poco poder de computo o bien aquellas redes que concentran el hashrate (cantidad de hashes calculados por unidad de tiempo) entre pocos usuarios, por tanto no tienen una buena distribución que asegure la integridad de la blockchain.

Sin embargo, cabe destacar que las grandes redes, en concreto las públicas ejecutadas en sistemas basados en el algoritmo de consenso PoW, como es Bitcoin, son más seguras siendo más difícil que sean atacadas debido a la gran cantidad de hashrate que se requiere para ser atacada. Por ello podríamos decir que Bitcoin es muy resistente a los ataques y se considera la blockchain más segura y confiable que existe.

Por lo tanto, ¿es realmente inmutable?

Debido a la posible alteración de los bloques a través de un ataque del 51%, la inmutabilidad de la blockchain es sin duda cuestionada en los casos en los que el hash rate es muy bajo.

Por lo tanto, podríamos concluir que la blockchain no es 100% inmutable en la práctica, sin embargo, la dificultad que supone alterar una cadena de bloques, sobretodo en redes basadas en PoW, la hace un sistema en la mayoría de los casos inalterable.

Asimismo, cabe destacar que las redes públicas son las que ofrecen mayor grado de inmutabilidad, siendo las más seguras por su consenso entre todos los nodos que participan en la cadena de bloques. Sin embargo, las redes privadas son las menos democráticas, siendo fácilmente controladas por unos pocos nodos, que pueden tomar el control de la red.

(Blockchain.com)

¿Cómo se altera la información?

El objetivo de un ataque en la blockchain no es otro que el de modificar una información previamente registrada. En el contexto de una blockchain pública para modificar la información registrada, o mejor dicho, el consenso de la información valida, es necesario reescribir la cadena a partir del punto que se quiere modificar la información. Así se crea una cadena paralela de información que debe ser mas larga que la cadena original si quiere ser tomada como válida.

Por consenso se estipula que la cadena con mayor número de bloques, por ende más larga, será considerada la cadena con la información válida. Por ello es necesario que el atacante escriba los bloques de la nueva cadena en un tiempo inferior al que tarda la red en añadir un nuevo bloque sobre la cadena original.

Para modificar la información registrada en el bloque 3 el atacante debe reescribir la cadena hasta el bloque 6 generando así una cadena mas larga que el conjunto de la red dará por valida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *