Contenidos

El uso de la tecnología para luchar contra el COVID-19

En el marco de la pandemia mundial provocada por el coronavirus, cada país ha puesto en marcha un conjunto de medidas con el fin de parar la propagación del virus y los casos de contagio. Aunque el confinamiento ha sido la medida inicial adoptada por la mayoría de países, las estrategias propias para controlar y no alargar esta situación han dado paso a un nuevo horizonte, donde la tecnología es clave para poder volver a una situación de normalidad en los movimientos de la vida en sociedad. 

Varios países alrededor del mundo, destacando los países asiáticos como China, Singapur o Corea del Sur como pioneros, han hecho uso de la tecnología, conjuntamente con medidas más restrictivas, con el fin de estabilizar la situación e, incluso, en algún caso, levantar el proceso de confinamiento. En general, los efectos positivos se han conseguido aplicando estrategias basadas en el control de movimientos y contactos por proximidad de la población, así como el monitoreo sanitario basado principalmente en las pruebas recurrentes como testear la temperatura corporal de los individuos.

Sin embargo, el éxito de esta estrategia tecnológica se ha visto cuestionado por la polémica que se deriva en torno a la privacidad de los datos personales. En el caso más extremo, algunos críticos han señalado que, por ejemplo, el caso de China, es una excelente estrategia para expandir aún más su sistema invasivo de vigilancia social.

En este punto la tecnología vuelve a ser clave, ya que es esencial para ayudar a minimizar la propagación del SARSCoV, así como para controlar los posibles nuevos rebrotes, permitiendo, además, hacerlo respetando la privacidad de la población.

Por ello, varios países han valorado, y trabajado, en modelos descentralizados de datos basados en sistemas de identidad auto-soberana.

.

Sistemas de protección de privacidad

La identidad auto-soberana permite que cada persona tenga una identidad digital, asociada a su identidad real, con la que poder gestionar y custodiar sus datos personales. Es decir, le permite, al ciudadano, demostrar cualquier competencia sin la necesidad de revelar el resto de su información personal.

Aplicado en el marco de las medidas tomadas por el COVID-19, el éxito de la identidad auto-soberana es que el individuo pueda demostrar si está contagiado o no, cuando se le requiera, sin tener que mostrar cualquier otra información sensible, como su nombre o su dirección.

Asimismo, en el concreto caso del uso de una aplicación móvil para realizar cálculos de distancia entre personas y focos de contagio, se puede hacer sin desvelar información personal, ya que los datos están en manos del usuario que puede decidir si compartirlas, o no.

Blockchain y SSI

Un sistema de identidad auto-soberana (siglas SSI en inglés) se caracteriza por desarrollarse sobre un modelo descentralizado, es decir, los datos de identidad de la población no son almacenados ni se registran en sistemas centralizados, sino que lo hacen en una red descentralizada donde ninguna entidad tiene el control. Para conseguir crear este ecosistema, la tecnología blockchain es idónea.

Asimismo, la blockchain proporciona una prueba definitiva de veracidad y defensa contra posibles manipulaciones en la información registrada del individuo.

Así pues, la combinación de la identidad soberana, a través de las credenciales digitales, donde se puede demostrar el estado de salud sin la necesidad de mostrar el resto de los datos personales; y la blockchain, que permite crear un consenso descentralizado que aporte seguridad al sistema, permite crear aplicaciones donde la seguridad de la población no dañe la propia privacidad del individuo.

.

Caso de Andorra: medidas adoptadas para combatir el COVID-19

En Andorra desde un principio se ha apostado por la tecnología para proponer medidas para combatir el SARSCoV. Empezando por una plataforma de autoevaluación de sintomatología, que al mismo tiempo se utiliza como canal de comunicación entre el usuario y el servicio sanitario. En este sentido, permite hacer un seguimiento y  asesoramiento, tanto de las personas susceptibles de ser positivas, como de las personas contagiadas que se encuentran aisladas en sus domicilios. Con toda esta información, el Gobierno recoge los datos necesarios para poder tomar decisiones a nivel de país.

El siguiente paso ha sido sacar adelante la propuesta basada en instalar varios puntos de control llamados «Stop Labs» para realizar de tests de anticuerpos a toda la población, valorándose, además, la creación de una aplicación móvil que sirva como herramienta de gestión de estudios de contactos y de gestión de credenciales verificables para acreditar el resultado de los tests. Esta es la forma de poder gestionar el proceso de desconfinamiento con más seguridad.

Cabe destacar que la cuestión sobre el uso de la tecnología y la privacidad de los datos personales a la población de Andorra pasa a ser un reto por las características geográficas y demográficas del país.

.

Conclusiones

La tecnología puede ayudar a minimizar la propagación del coronavirus, así como controlar los posibles nuevos brotes (como se ha visto reflejado en los países asiáticos). Pero, además, permite hacerlo aportando privacidad. 

Concretamente, para las diferentes propuestas que se están desarrollando para combatir la pandemia, como son los sistemas de contactos por proximidad vía Bluetooth y la identidad digital, la tecnología SSI (Identidad auto-soberana, o Self-Sovereing Identitiy, en inglés), y la blockchain, son idóneas para conseguir los objetivos salvaguardando el punto de anonimato a los usuarios y garantizando la seguridad del sistema.

El COVID-19 ha creado un precedente de gestión de crisis en nuestros días totalmente nuevo. Esta situación nos obliga a tomar decisiones en clave de salud comunitaria, pero al mismo tiempo evitar al máximo los daños colaterales que a nivel socioeconómico se deriva. Queda claro, pues, el gran valor que tienen las herramientas de «control» sobre la población para combatir la propagación de éste, y de futuros virus, pudiendo garantizar el mayor grado posible la privacidad de las personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *