bitcoin wallet
Blockchain,  Economía

Las wallets y la pérdida de las claves

Not your keys, not your bitcoin

Las wallets o monederos digitales permiten controlar la custodia de criptomonedas y generar una o varias direcciones para poder enviar o recibir dinero.  Sin embargo, hoy en día existen ciertos problemas de seguridad que pueden comportar la pérdida de los fondos. 

El almacenamiento y la gestión de las criptomonedas se establece a través de las claves digitales, que junto a las direcciones y las firmas digitales permiten tener acceso a la propiedad de los fondos. Dichas claves digitales no se almacenan en la red, sino que se guardan en las conocidas wallets.  

Por lo tanto, a través de los monederos digitales es posible gestionar la propiedad de las criptomonedas y realizar cualquier tipo de transacción. Para poder llevar esto a cabo, se necesitan dos claves: una privada y una pública (similar a lo que sería un número de cuenta bancaria y la clave privada similar al PIN secreto). De esta forma, podríamos decir que la propiedad de las criptomonedas está determinada por quién posee las claves privadas de estos activos. Por ello, almacenar las claves en un sitio seguro, es de suma importancia. 

Existen varias formas de almacenar las claves. Dentro de las mismas wallets, existen las hot wallets y las cold wallets. Las primeras se gestionan a través de una aplicación móvil, ordenador u otro dispositivo conectado a internet; las segundas lo hacen de forma externa, por ejemplo, a través de un USB. 

¿Qué pasa si se pierden las claves?

Hasta el día de hoy, se han dado a conocer muchas historias sobre la pérdida de criptomonedas por culpa de la pérdida de las claves. De hecho, según informó el New York Times, según la firma de datos de criptomonedas Chainalysis, se estima que se han perdido aproximadamente 140 mil millones de dólares en Bitcoin, siendo de propietarios que han perdido accidentalmente sus contraseñas o han tirado los discos duros que almacenaban sus activos desde que se introdujo en 2009.

Asimismo, Wallet Recovery Services, una empresa que ayuda a recuperar claves digitales perdidas, compartió que recibía 70 solicitudes al día de usuarios que intentaban acceder a sus billeteras digitales, un número que es tres veces más alto que hace un mes.

Almacenar las claves de forma segura

La clave que permite acceder a los fondos y hacer transacciones, es un código que es generado por el sistema, y consiste en largos caracteres alfanuméricos. Su complejidad hace que sea casi imposible el hackeo de la misma, incluso mediante el uso de programas especiales. 

Sin embargo, este nivel de protección tiene un lado negativo: es casi imposible restaurar el acceso a una cuenta si la clave se ha olvidado, perdido, e incluso robado. Al ser esta la única manera de acceder a la wallet, la custodia de las claves pasa a ser un punto trascendental en la tenencia de criptomonedas.

Una de las soluciones para esquivar el problema anteriormente explicado, es adquirir criptomonedas mediante vehículos regulados por organismos internacionales, como un fondo regulado por la UE.  Estos fondos emplean mecanismos de seguridad y fuertes regulaciones, que permiten acceder, mantener y custodiar estos activos de la forma más segura posible.

Características de los fondos regulados:

  • Regulación financiera de la UE
  • Auditor regulado (ofrece control: permite tener la seguridad que los activos no desaparecerán)
  • Custodio regulado (seguridad en la custodia de los activos y de las claves)
  • Compliance officer regulado 
  • Risk manager regulado
  • Comité de inversiones aprobado por la UE 
  • Directores aprobados per la UE 
  • Compras de criptos

BTV Fund: fondo regulado por la UE

BTV Fund es un fondo de inversión que permite invertir en bitcoins y otras criptomonedas de forma convencional, solucionando los problemas de compra, custodia y almacenamiento de las claves anteriormente explicado. Además, permite la exposición a estos atractivos retornos y posibilita hacerlo sin ser especialista en análisis de riesgos en este sector y haciendo que la inversión sea lo más segura posible.

La debida regulación ofrece la garantía de que el vehículo está custodiado, auditado y bajo el control de un organismo público internacional. En este caso, BTV Fund está creado bajo el paraguas de la MFSA (regulador financiero de Malta, siendo éste, miembro de la UE y tercer país por importancia en Europa a nivel financiero). 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *