Contenidos

Hot wallet vs. Cold wallet

El almacenamiento y la gestión de las criptomonedas se establece a través de las claves digitales, que junto a las direcciones y las firmas digitales permiten tener acceso a la propiedad de los fondos. Dichas claves digitales (públicas y privadas) no se almacenan en la red, sino que se guardan en las llamadas wallets.

De esta forma, definimos las wallets como monederos digitales que permiten gestionar la propiedad de las criptomonedas, y que generan una dirección necesaria para realizar cualquier tipo de transacción, como enviar o recibir dinero.

.

 ¿Como funcionan las claves digitales?

Las claves digitales son necesarias para firmar cualquier tipo de transacción y dan acceso a los fondos. Consisten en una pareja de claves: privada y pública (similar a lo que sería un número de cuenta bancaria y la clave privada similar al PIN secreto). 

La clave privada es un número muy grande generado aleatoriamente de forma segura. Debe ser guardada fuera del alcance de cualquier persona ya que es con ella con la que custodiamos los fondos. A partir de ésta, se genera, a través de un proceso de derivación irreversible, una clave pública que consiste también en un conjunto de números muy grandes (en este caso una pareja).

De esta forma, si queremos recibir transferencia de un activo a nuestra dirección electrónica debemos dar al emisor nuestra dirección, generada a partir de la clave pública. Para formalizar la transacción, dicha persona que envía el dinero debe usar su clave privada (realizando una firma) para poder validar que es ella quien está enviando sus activos a nuestro dirección.

.

¿Como se generan las claves?

Como se ha explicado anteriormente, a partir de las claves privadas se obtienen las públicas. Concretamente, las claves privadas surgen de una seed que las genera de forma determinista. Dicha seed se establece comúnmente a través de «una frase de 24 palabras». A partir de cada clave privada generada, derivamos su correspondiente clave pública, a partir de la cual se genera una dirección, que será la que se comunicará públicamente al resto de la red. .

.

Tipos de wallets

Existen varios tipos de monederos digitales que ofrecen distintas formas de almacenar y acceder a los fondos. Principalmente se dividen en dos categorías: los software wallets y los hardware wallets (también denominados Hot y Cold wallets.

.

.

Por lo tanto, la principal diferencia entre ambas es que las Hot wallets están conectadas a Internet, mientras que las Cold no lo están. Aunque este punto permite a las primeras acceder y gestionar los activos de una forma más fácil, éstas son más vulnerables a sufrir un ciberataque. Las Cold wallets, en cambio, evitan este riesgo gracias a los altos niveles de seguridad que ofrecen.

.

Para qué son importantes las wallets 

Los monederos digitales permiten controlar los activos digitales y generar una o varias direcciones para poder enviar o recibir dinero. Aunque hoy en día existen serios problemas relativos a la seguridad y privacidad que pueden traducirse en la pérdida de las claves de acceso, y por lo tanto de los fondos, los monederos digitales permiten hacer transacciones de una forma libre, independiente y sin intermediarios. Y sobretodo, posibilitan tener el control de nuestras propias claves y no dejarlas en manos de un tercero,

Not your keys, not your bitcoin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *