Contenidos

¿Qué son los Smart Contracts?

Los contratos inteligentes (smart contracts en inglés), son programas informáticos que ejecutan transacciones cuando se dan una o varias condiciones que han sido establecidas.

El concepto surgió en los años 1990 a cargo del criptógrafo Nick Szabo, quien se encargó de mencionar públicamente el término en un documento en 1995. Con el tiempo, su definición y casos de uso han ido evolucionado, especialmente después de la introducción de las plataformas descentralizadas a la blockchain con la creación de Bitcoin en 2009.

De hecho, los smart contracts pudieron ser una realidad con la llegada de la tecnología blockchain, ya que para que estos pudieran ser ejecutados era necesaria una infraestructura de transacciones programables y un sistema financiero, digitalmente nativo.

Desde entonces, los contratos inteligentes han sido aplicados por diferentes redes distribuidas, como la conocida Bitcoin, siendo la primera en utilizarlos. Sin embargo, la plataforma Ethereum, creada principalmente para potenciar el desarrollo de contratos inteligentes, se ha convertido en uno de los proyectos de referencia.

Ethereum Smart contracts

Ethereum es la plataforma de computación distribuida basada en una blockchain pública, como Bitcoin, y que además permite ejecutar contratos inteligentes en una red P2P (entre nodos de igual a igual, sin servidores centrales) en una máquina virtual descentralizada llamada Ethereum Virtual Machine (EVM). Ethereum reemplaza el lenguaje más restrictivo de bitcoin permitiendo a las partes implicadas programar sus propios contratos inteligentes, y con un conjunto más amplio de instrucciones computacionales.

Un contrato inteligente funciona de manera que las partes involucradas configuran los términos del contrato. Éste se almacena en Ethereum y cuando se dan las cláusulas descritas, el sistema ejecuta el contrato, y se aplican consecuencias expresadas en el mismo.

.

Características

.

Usos de los contratos inteligentes

Los smart contractos tienen muchas funcionalidades y posibilidades de casos de uso en diferentes ámbitos, com por ejemplo:

  • Registrar una propiedad y derechos, como el registro de una propiedad intelectual.
  • Realizar transacciones económicas simples para enviar dinero de A a B como consecuencia colateral de otra acción externa.
  • Administrar controles de acceso inteligente para la economía compartida.
  • Validar los criterios del votante, registrando el voto en la cadena de bloques e iniciando acciones específicas como resultado del voto mayoritario.
  • Acceso a los datos sanitarios de la población, concediendo a las organizaciones de investigaciones sanitarias el acceso a determinada información sanitaria personal.
  • Estaciones autónomas de recarga para vehículos eléctricos.

Conclusión

Los contratos inteligentes persiguen el objetivo principal de eliminar los intermediarios. Este punto se consigue gracias a su naturaleza, tratándose de código visible por todas las partes involucradas y aplicando las cualidades de la propia blockchain: descentralización, inmutabilidad y transparencia.

Dicho de otra forma, los smart contracts ayudan a simplificar los procesos con el objetivo de ahorrar costes, dar seguridad, veracidad y autonomía al consumidor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *